Kéfir de leche: comprar, propiedades y cómo hacerlo

El Kéfir de leche sirve para crear yogures deliciosos y buenos para la salud. Formado por un conjunto de bacterias aportan a la bebida una gran variedad de defensas, vitaminas y protecciones para nuestro organismo. La diferencia de este kéfir es el tipo de leche que se utiliza.

Listado con los mejores precios para comprar kéfir de leche:

22,95€
1 Nuevo Desde 22,95€
Amazon.es
32,95€
1 Nuevo Desde 32,95€
Amazon.es
33,95€
1 Nuevo Desde 33,95€
Amazon.es
33,95€
1 Nuevo Desde 33,95€
Amazon.es
24,95€
2 Nuevo Desde 24,95€
Amazon.es
Última actualización: noviembre 19, 2018 5:19 pm

¿Cómo preparar Kéfir de leche en casa?

Es un proceso muy sencillo que no requiere mucho tiempo. La fermentación puede durar hasta 4 días, normalmente dura entre 24-48 dependiendo de cómo queramos consumir el kéfir. Antes de comenzar los pasos de elaboración debes de tener todo lo necesario.

¿Qué necesitas para empezar? Antes de comenzar la elaboración del kéfir de agua necesitarás: 200 gramos de gránulos de kéfir, una jarra de vidrio, leche de vaca, una cuchara y un colador.

Te vas a dar cuenta de que hacer kéfir de leche casero es mucho más sencillo que incluso hacer yogur, puesto que ni siquiera hace falta calentar la leche. Comencemos:

  1. Empieza colocando 1 cucharada de los gránulos de Kéfir en un recipiente de vidrio y añade leche de vaca hasta llenar 2/3 del recipiente. El resto se deja libre por la presión que se produce en la fermentación.
  2. Remueve la mezcla y cubre el recipiente para que no le entren partículas extrañas.
  3. Deja que la leche fermente con los gránulos fuera de la nevera durante al menos 24 horas. Podrás ir comprobando que el suero comienzan a separarse de los granos de Kéfir.
  4. Lo recomendable es ir probándolo para así determinar el sabor que más se prefiere y justo en esa etapa detener el proceso de fermentación. La primera vez que lo hagas recuerda el tiempo, te será mucho más fácil para las siguientes veces que hagas la elaboración.
  5. Coge la mezcla y usa un colador para separar los gránulos de kéfir de la leche. Deposita la mezcla en otro recipiente, ya está listo para consumir. Si la mezcla es muy espesa puedes agitar ligeramente el colador.
  6. Cuando separes los granos de Kéfir colócalos de nuevo en la jarra de vidrio y añade un vaso de leche, de esta forma inicias nuevamente el proceso de fermentación para que se vaya haciendo más kéfir de leche.

A tener en cuenta durante el proceso de fermentación:

  • Durante el proceso de fermentación del Kéfir, notaras que los gránulos y el suero comienzan a separarse. El suero es un líquido amarillento que se separa de los granos del Kéfir, tal como sucede con el líquido que aparece encima del yogur.
  • Cuanto más tiempo permanezca la mezcla fermentándose más agrio será su sabor. El tiempo de fermentación dependerá de la temperatura ambiental, la cantidad de leche utilizada, así como la cantidad de gránulos de Kéfir. Cuanta más calor haga, más gránulos de Kéfir y menos cantidad de leche utilices, mucho más rápido será el proceso de fermentación.
  • Se recomienda colar los gránulos utilizando un colador de plástico o de acero inoxidable.
  • NUNCA tires los gránulos de kéfir: Puedes guardarlos en otro recipiente con leche para repetir el proceso de fermentación o simplemente para que permanezcan utilizables (esto es muy importante, siempre mantenlos en leche y en la nevera). Si se hace lo anterior pueden permanecer durante al menos una semana en buen estado.
  • Si vas a ausentarte durante mucho tiempo debes deshidratar los gránulos de kéfir y congelarlos.

Vitaminas y beneficios del kéfir de leche

En este apartado vamos a mencionar todas las vitaminas que contiene el kéfir.

Si aún no conoces todas las propiedades que posee el kéfir te recomendamos la lectura de los 10 beneficios del kéfir.

Vitamina B1: Conocida también como tiamina. Aporta energía a nuestro organismo. Además ofrece beneficios en la salud ocular y es buena para mantener en buen estado los tejidos, ayudando a la epidermis. Es ideal tener dicha vitamina alta en verano porque hace de antimosquitos en nuestra piel.

Vitamina B5También denominada ácido pantoténico, ayuda a la absorción de carbohidratos, grasas y proteínas. Reduce el estrés y previene infartos y enfermedades cardíacas. Principalmente nos da unas buenas defensas a nuestro sistema inmunológico para que pueda defenderse de las enfermedades.

Vitamina B9Comúnmente conocida como ácido fólico o folato, es imprescindible para el funcionamiento del cerebro y los nervios. Quizá lo más importante es que protege del cáncer de colon, pulmón y cuello uterino. Además de evitar el alzheimer, es fundamental para las mujeres durante su embarazo.

Vitamina B12: Conocida de igual forma como cobalamina. Es una vitamina muy importante para la creación de glóbulos rojos y la regeneración de tejido corporal. Por otra parte, ayuda a que nuestro sistema nervioso tenga un buen funcionamiento. También funciona de reserva de energía de nuestros músculos.

Vitamina KTambién se le denomina fitomenadiona. Tener los niveles estable de esta vitamina es muy importante, debido a que realiza funciones relacionadas con la coagulación de la sangre. También aporta dureza a los huesos (ideal para personas mayores), y disminuye las ojeras.

Vitamina H/B7: Conocida mayormente por Biotina. Permite aliviar dolores musculares y problemas relacionados con la piel, como son el eczema y la dermatitis, fortalece la piel y las uñas. También ayuda a combatir la falta de sueño y la depresión.

¿Cómo puedes consumir el Kéfir de leche?

La forma tradicional de consumir el Kéfir de leche es simplemente bebiéndolo tal cual o agregando un poco de azúcar, incluso también lo puedes usar en los batidos. Si es época de calor, igualmente puedes preparar un helado de kéfir, tal como lo haces con el yogur helado, pero en este caso con Kéfir.

kefir de lecheAdemás, si cuelas los gránulos de Kéfir de su suero con una tela muselina, entonces puedes obtener un Kéfir mucho más espeso. Y si le retiras el suero, incluso obtienes una especie de crema de queso de kéfir.

Puedes usar también el suero del kéfir como catalizador para otras fermentaciones de probióticos, incluyendo por ejemplo, la fermentación de la coliflor para preparar sauerkraut o una salsa de tomate con probióticos.

No olvides que: si dejas que la leche se fermente durante mucho tiempo, los gránulos de kéfir se separarán todavía más. Eventualmente el Kéfir resultante se pondrá demasiado agrio para el paladar, sin mencionar que los granos de Kéfir se echaran a perder más rápidamente.

Kéfir de leche: comprar, propiedades y cómo hacerlo
Valora el contenido